Sin libertad (poema)

Extraño el sonido de la lluvia en un día gris,
igual como extraño estar un día al frente de la playa,
escuchando como rompen las olas,
y como ellas se llevan mis penas,
al tocar mi cuerpo.

Extraño el sonido de tu voz en la mañana,
despertándome,
despertándome de la rutina que encierra todos los días a mi país,
mi país Venezuela.

No extraño estar en un encierro total,
un encierro total de ideas,
libertades,
pensamientos y deseos.

Extraño la libertad de moverme hacía donde quiera,
con quien quiera,
y a la hora que quiera.

Lástima que la intolerancia nos haya consumido,
consumido de tal forma,
que ciega cualquier pensamiento parcial y tolerante.

Lástima que hasta aquí nos haya traído el río,
que seamos tan ignorantes de banagloriarnos de la muerte de un ser,
que desunió el país tanto así que lo quebró.

Quebrando las oportunidades de los que quisieron que sus hijos,
crecieran,
viveran y murieran aquí.

No podemos permitir que un solo hombre,
después de muerto termine por dividirnos
y dejando el ideal de Bolívar se quede encerrado en un baúl.

Anuncios

Existir y vivir en este país; realmente ¿qué significa? (poema)

¿Es solo pertenecer a algún ente?
Por ejemplo: pertenecer a esta sociedad o a un grupo de personas,
que se sienten dueños de su vida y algunas veces no.

Existir o no existir ahí está el detalle.
Existimos nosotros los que no llevamos ropa de diseñador o vivimos en lugares.
En que la sociedad rechaza, o somos ratas que los políticos usan
para manipular en sus campañas.

¿Somos personas que no existen, que no sufren y que no lloran?

Acaso no merecemos el mismo respeto y los mismos derechos,
que las personas privilegiadas por generaciones han tenido.

O seguiremos siendo esa minoría,
ese pueblo retraído e iluso.

Tenemos que despertar de los laureles y hacer escuchar nuestra voz.

Estamos cansados de que se vaya la luz y el agua,
cansados de tanta inseguridad en el país,
de tanto secuestros,
de tanta zozobra en la calle,
de tantos niños desamparados sin padres,
de tanta gente pobre en la calle,
siendo un país petrolero y rico en recursos naturales.

Rico de gente tan maravillosa y única en el mundo,
donde se comen hallacas en navidad,
donde el pabellón es el plato típico,
donde el Araguaney es nuestro árbol nacional y el Turpial es nuestro ave nacional,
donde se fabrican chinchorros,
alpargatas,
cuatros y maracas,
donde se encuentra el salto más alto del mundo,
las playas más bellas del Caribe,
donde se encuentran las mujeres más bellas y los hombres más excentricos del Sur del continente,
y los picos más hermosos,
que se observan desde la ciudad de Mérida.

Aprendamos a ser más venezolanos,
y que se refleje nuestro gentilicio en la piel.