Sin libertad (poema)

Extraño el sonido de la lluvia en un día gris,
igual como extraño estar un día al frente de la playa,
escuchando como rompen las olas,
y como ellas se llevan mis penas,
al tocar mi cuerpo.

Extraño el sonido de tu voz en la mañana,
despertándome,
despertándome de la rutina que encierra todos los días a mi país,
mi país Venezuela.

No extraño estar en un encierro total,
un encierro total de ideas,
libertades,
pensamientos y deseos.

Extraño la libertad de moverme hacía donde quiera,
con quien quiera,
y a la hora que quiera.

Lástima que la intolerancia nos haya consumido,
consumido de tal forma,
que ciega cualquier pensamiento parcial y tolerante.

Lástima que hasta aquí nos haya traído el río,
que seamos tan ignorantes de banagloriarnos de la muerte de un ser,
que desunió el país tanto así que lo quebró.

Quebrando las oportunidades de los que quisieron que sus hijos,
crecieran,
viveran y murieran aquí.

No podemos permitir que un solo hombre,
después de muerto termine por dividirnos
y dejando el ideal de Bolívar se quede encerrado en un baúl.

Anuncios