Aquella plaza (poema)

Plaza es una palabra de solo cinco letras que llenan el espacio,
donde cada uno deja ver su esencia.

En cada visita,
en cada beso,
en cada sonrisa.

Esta plaza está llena de recuerdos que ni el tiempo podrá borrar,
tuve tiempo para observarla,
tocarla y mimarla con mi cuerpo sobre la grama.

Mucha gente se reúne en torno a ella,
la hace suya cada vez que la recorre.

Permíteme disfrutarla cada vez que regrese,
sino sentiré que moriré.

Y que mi alma se llevará contigo todo lo buen y lo malo de este mundo.

Anuncios

Mis palabras, mis hijas (poema)

Mis hijas serán las palabras que algún día alguien leerá de un algún libro,
que encontraron en un lugar lejano,
del cual no me quiero acordar.

Mi cuerpo estára rodeado de ángeles y demonios,
que se acordarán de mí.

Debatiendo mi destino,
si llevarme al cielo al infierno.

Por tener el alma llena de palabras o por tener el cuerpo lleno de tantas marcas,
donde no se diferencia mi cuál es mi piel o cuál es mi alma.

Miradas perdidas (poema)

Quiero que tu mirada me desnude por dentro,
para que puedas ver mi alma a través de tus ojos cargados de fuego.

Fuego ardiente de tu piel y de tu cabello rojizo que alguna vez me cautivó.

Seguramente si te llegara a ver en el futuro me preguntaría:
¿qué carajos te vi?,
¿que carajos vi en esa mirada perdida y triste?,
¿qué carajos vi en tus ojos?.

Los cuales perdieron la esperanza,
la esperanza de ser un hombre feliz y demostrar lo que realmente eres.

Sin esperar la aprobación de la sociedad.

Y si alguna vez te vuelvo a ver,
creo que te ignoraría.

Ignoraría lo que alguna vez significaste para mí.

Cuerpo (poema)

Que te identifiques con ellas,
y ver lo que el tiempo hace con ellas.

Siénteme como nunca lo has hecho,
siente cada centímetro de mi ser,
siéntelo como si jamás fueras a volver a tener el placer de tenerlo,
o de verlo.

Tómalo hasta que no quede nada de él,
tómalo para que no quede nada de él.

Ve descubriendo cada unos de los pedazos de mi alma que caen al suelo,
sin mas consuelo,
que el triste ritmo de mi corazón,
que no tiene caparazón.

Necesito de tu calor para volver a revivir
y volver a sentir.

Cronos (poema)

Rosa marchita que acompaña mi alma,
siente como el tiempo se lleva parte de mi alma.

Cada segundo que pasa es uno más de vida pero uno más cerca de la muerte,
esa muerte que realmente no sabemos cómo es.

Si existirá un cielo o un infierno,
o que estaremos en el limbo por mucho tiempo.

Tiempo que será incierto y que se hará eterno
Cronos, Cronos, Cronos nos devoras lentamente ya sea aquí o en el más allá.

Presiento que nunca nos dejaras en paz,
ni hasta después de muertos.

Ya que hasta nuestros familiares,
contarán los días de nuestro aniversario postmortem

Maldito tiempo te vas para no volver.

Aquellos besos (poema)

Atrapada entre dos cuerpos deseando estar en el tuyo, así como él desea estar en el mío.
Es aquella fuerza magnética que nos empuja a nuestros cuerpos a estar juntos, a estar a pocos metros de separación, es aquella fusión la que está en perfecta sincronía con el universo.
Nuestros cuerpos sin dos polos opuestos que se atraen magníficamente por aquella cosa llamada amor.
Y aunque a veces la llame desamor por todas aquellas cosas que callaste, al pensar que no eran mentiras por solo ocultarlas.
Realmente estoy decepcionada de haber estado contigo, a parte de haberte dado mi corazón te di mi alma.
Atrapada entre dos cuerpos el de tus mentiras y el de mi verdad.

Amor fallido (poema)

Siento que me desgarro por dentro,
porque solo a través de mi cuerpo se manifiesta este dolor crudo y real.

Tan real como las llagas de mi corazón al amar,
al amar algo que nunca debió ser, algo que nunca debió existir en mi ser.

Esas cosas que ame y pasan por mi mente y las nublas tímidamente,
ójala se fueran de mi vida, de mi alma, para borrarlas completamente.

Para que más nunca preocuparme por ellas,
ni recordar que existieron alguna vez.