El último viaje (cuento)

Era un día lluvioso en la pequeña ciudad donde nací, cuando Rebecca se dispuso a meter la ropa a la lavadora, al meterla se percató de que la camisa azul de cuadros de Antonio se había quedado junto a su ropa, al sentir su olor recordó el aroma de su amado y al pasar sus manos sobre la camisa no pudo evitar acordarse de la piel desnuda de Rafa, en ese momento le dio unas ganas inmensas de hacer el amor, pero como él estaba de viaje, era imposible cumplir su deseo.

Extendió la camisa de él encima de su cama y poco a poco comenzó a quitarse su ropa y se coloco una más sexy, buscó desesperadamente en su computadora vídeos de sus encuentros sexuales.

Se sentó en su cama y pasó la camisa de Antonio por todo su cuerpo, imaginando que eran sus manos, esas manos que jugaban furtivamente con su cuerpo, después colocó los vídeos donde él la complacía, donde alaba su cabello, la mordía y la asotaba con su látigo.

Aunque aquella tarde ella pudo tocarse libremente, imaginando cada una de las cosas que él le hizo a Rebecca a través de esos vídeos, esa camisa jamás pudo emular el vacío que dejaba la partida de Antonio.

Y aunque Antonio era todo para ella, se terminó conformando con aquella camisa que dejo él, ya que el viaje que realizo Antonio fue el último que haría en su vida ya que el avión donde viajaba él, colapsó, Rebecca quedó devastada y hasta un poco loca, pasando días enteros con la camisa de Antonio como vestimenta, encerrada en su apartamento sin contacto humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s