Análisis de la canción “Perla negra” de Giordano di Marzo (análisis)

El análisis de esta canción se realizó para cumplir la asignación de la materia Lenguaje y comunicación, dictada en la carrera de Idiomas Modernos de la Universidad de Los Andes (ULA). Refleja mi punto de vista acerca del tema del compositor venezolano Giordano Di Marzo.

Trata sobre la vida de una prostituta que quiere ofrecerle sus servicios a un cliente que busca sexo para poder cumplir sus deseos carnales con ella, aunque el amor no hace parte del negocio.

La primera estrofa dice: “Noche de luna llena”, es una luna que actúa como principal cómplice de la aventura de estos dos seres, que buscan refugiarse uno con el otro; “la hora del puñal” es una hora de mucho dolor pero también podría indicar las horas en que el ambiente de la calle se vuelve propicio para que las cosas lujuriosas sucedan; “como ladrones de sombras”: las sombras ocultan la identidad de estas personas. La historia se desarrolla en un ambiente sórdido lleno de mascaras que ellos se colocan para ocultar su verdadera personalidad; “entramos buscando que una fantasía se haga realidad” se entra a ese lugar para cumplir las fantasías de placer y sexo desenfrenado.

En la siguiente estrofa se expone: “está muy cargado el ambiente el humo no deja ver”, el humo del cigarrillo no deja ver lo que realmente sucede en el burdel; “entre ruido y las risas se cuela el silencio de una mirada que quiere decir” entre el sonido y las carcajadas de las prostitutas se divisa la mirada del hombre que insinúa placer hacia una de ellas, busca refugiarse con una dama para cumplir su fantasía.

La tercera estrofa expresa: “si quieres jugar con fuego ahora tienes el chance” la palabra fuego se refiere a la pasión que siente la mujer hacia el hombre que esta es la oportunidad de que puedan jugar con aquello que sienten uno por el otro; “vengo de calle adentro donde se entierran los sueños con luz de neón y metal”, ella viene de un lugar oscuro y muy triste donde se dejan atrás todos los sueños y las ilusiones, para poder ganar dinero ofreciendo sus servicios de dama de compañía a hombres que deseen un poco de placer.

En la siguiente estrofa se enuncia: “mis manos saben lo que hacen mi lengua no tiene rival” la mujer tiene experiencia en el campo de la seducción y afirma que no hay otra persona que lo haga mejor que ella; “dime qué quieres que te haga yo sé de mil calles y todas llevan al mismo lugar”: la mujer le ofrecerá al hombre cualquier fantasía él desee cumplir para así poder llegar al orgasmo y al clímax con total libertad mientras sus cuerpos se fusionan en un danza descomunal.

En la quinta estrofa se muestra: “la cama todavía está caliente quién sabe cuánto sabrá”: en la habitación donde están hay una cama recién usada, ella sirve como participe de esa fantasía de placer y lujuria, “y en menos de cinco minutos dejo mi aliento en un cuerpo cansado de tanto rodar”, el hombre deja su respiración en el cuello de la mujer cansada por el sexo que ha tenido que ofrecerle no solo a él sino a unos cuantos más durante toda la noche.

La siguiente estrofa dice: “y solo quedó el vacío de un sueño que despertó”; en la mujer no quedo ningún tipo de recuerdo de lo que sucedió la noche anterior, el hombre se sintió complacido después de haber descargado en ella toda su furia sexual; “cuando secó el rocío dejo en mi cuerpo un desierto la herida llega a mi corazón”: cuando el sudor de sus cuerpos secó, quedó un vacío en su alma del amor que nunca llegó.
En la séptima estrofa se expone: “las cartas sobre la mesa le toca hablar al billete”: después del sexo las cuentas deben estar claras, porque el cliente necesita pagarle a la prostituta por sus placenteros servicios; “cada quien tiene su puesto hace su papel, le saca el jugo, paga y se va” porque cada quien cumple su papel en el juego de la seducción, debiéndose pagar por los servicios ofrecidos y los deseos cumplidos.

La siguiente estrofa expresa: “la calle se abre a los pasos que aunque no pueden parar”, las prostitutas quieren dejar su trabajo, pero por mas que lo deseen no pueden; “van de una esquina a la otra de Pinto a Miseria de un carro a la acera sin mirar atrás”, por eso recorren las esquinas en busca de clientes sin amor ni cariño. En esta parte se refleja la soledad y el desamor que sufren ellas en el medio que se desempeñan con una vida triste y vacía.

Y en la última estrofa se enuncia: “y sé que no hubo flores ni besos de despedida” la relación fugaz que mantuvieron estos dos personajes no fue convencional sino vacía y sin sentido, “sólo una perla negra se deslizó por la mejilla y a la almohada fue a parar”: entonces la mujer derrama una lagrima negra manchada de rímel, cargada de tristeza y soledad, que se desliza por su cara y cae en la almohada que es única compañía.

En esta historia se evidencia claramente la vida de las prostitutas, porque por más que los hombres busquen placer en ellas y además paguen por ello siempre quedará un vacío en la vida de los dos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s